Por la Ruta de la nueva escena del Órgano en Chile

Durante las últimas dos semanas de noviembre, hemos sido testigos de un ciclo de conciertos de órgano completamente inédito. En total fueron cinco los conciertos que se pudieron presenciar – cuatro en Santiago y uno en Valparaíso –, lo que podríamos denominar casi como un festival del órgano. Hay que destacar que todos ellos fueron con entrada liberada. A todas luces, esta serie de conciertos es un acontecimiento peculiar y que a los músicos y amantes de este instrumento nos llenó de alegría, pues nos da esperanzas de vivificar este noble instrumento y, sobre todo, de que cada vez más gente pueda apreciar su belleza. Dejamos, entonces, un comentario de cada uno de los conciertos y sus aspectos destacables.

Primer concierto:

El miércoles 22 de noviembre, a las 19:30 horas, el alumno Daniel Díaz Mascaró, perteneciente a la cátedra de órgano de la Universidad de Chile, nos deleitó con un espectacular concierto en la Iglesia San Ignacio de Loyola. El repertorio escogido fue redondo, compuesto por obras del período barroco y romántico; de las cuales, nuestras preferidas fueron los pequeños preludios y fugas para órgano de Krebs y la fuga en do menor BWV 575 de J.S. Bach. La ejecución del joven organista fue impecable, los que tuvimos el privilegio de escucharlo desde el coro, junto al órgano, pudimos apreciar de especial manera la solidez de cada nota.
El órgano en el cual se dio el concierto se encuentra entre los más grandes del país, tiene 33 registros y es uno de los pocos que posee tres teclados en su consola. Su origen es proveniente de la más notable fábrica de órganos del mundo: Cavaillé-Coll, de Francia.

El programa ejecutado por Daniel Díaz fue el siguiente:

1.Girolamo Frescobaldi : Toccata avanti la messa della domenica del fiori musicale.
2.Domenico Zipoli : Canzona en re menor.
3.J.S. Bach / Krebs : Preludios y fugas en Do mayor, Re menor y Mi menor. BWV 553-554-555
4.Marcel Dupré : Coral “Jesus who maketh us glad”.
5.César Franck : Fantasía en Do mayor (extracto).
6.Eugene Gigout : Finale en La, Albun Gregorien.
7.J.S.Bach : Fuga en Do menor BWV 575.



El órgano desde el coro


Daniel Díaz y el profesor y organista Jaime Carter



Segundo concierto:

El segundo concierto se realizó el día 23 de noviembre a las 19:30 horas, y tuvo lugar en la Iglesia de los Sagrados Corazones, ubicada a un costado del parque Italia, Valparaíso. En esta ocasión, el destacado organista Ítalo Olivares, quien lleva tres años ofreciendo conciertos con el auspicio de la Corporación Cultural Chileno - Alemana de Valparaíso, sumándose esta vez el de la Alliance Française; demostró su vasta experiencia – de más de 30 años – con un contundente programa que abarcó piezas barrocas y románticas. Podríamos dar por hecho que el centenar de personas que asistió al concierto quedó maravillado con la potencia del instrumento que este lugar resguarda, ya que luego de los aplausos, cerró con un bis tocando el Minueto Gótico de la Suite gótica de Boellmann.

Este órgano es también un órgano Cavaillé-Coll, el más grande de este tipo en Chile. Tiene una imponente fachada estilo gótico (seguramente la más bella en el país), muy acorde con la del templo. Tiene, además, dos teclados y una pedalera de 30 notas; su mecanismo corresponde al de un órgano mecánico, a diferencia de la mayoría de los órganos de la capital, que son neumáticos.

El programa ejecutado por don Ítalo Olivares fue el siguiente:

1.J.S.Bach : Preludio en Sol Mayor BWV 568.
2.M.E Bossi : “Chant Du Soir” Op. 92 N° 1 en Fa Mayor.
3.J. Brahms : Dos preludios corales. I “Herzlich Tut Mich Verlangen” en La menor y II “O Gott du Frommer Gott” en La menor.
4.C. Ph. E. Bach: Fantasía y fuga en Do menor.
5.Th. Stern : Postludio en Fa mayor.
6.G. Verdi : Gran Marcha de la ópera “Aida”.



La gran fachada del órgano


La consola de dos teclados


Tercer Concierto:

El sábado 25 de noviembre, a las 20:30 horas, en la Iglesia San Antonio de Padua –o bien la Iglesia de los Capuchinos–, cuatro alumnos de la organista Leticia Albarracín R. demostraron su destreza en el órgano con un agradable repertorio que contenía desde el período barroco, saltándose al romántico, para luego entrar al siglo XX. Personalmente, nos sorprendió que sus discípulos fueran de todos los rangos de edad, hecho que demuestra la transversalidad del Instrumento Rey; sus nombres son Pablo Vaillant, Juan Pablo Muñoz, Víctor Gutiérrez y Ariel Fuentes.

Otro aspecto que podemos destacar es que el órgano en cuestión, que, a pesar de ser de dimensiones pequeñas (posee un teclado de 54 notas, una pedalera de apenas 20 notas y 8 registros dos de los cuales son medios registros), tiene una sonoridad realmente impresionante. Tal como hemos mencionado, es por todos conocido que la manufactura de Aristide Cavaillé-Coll se encuentra entre las más distinguidas de los talleres de organería en el mundo, lo que fue debidamente informado en la interesante reseña que acompañaba el programa del concierto.

El repertorio fue el siguiente:

Pablo Vaillant:
1.J.S.Bach. Aria y variación II de las variaciones Goldberg.

Juan Pablo Muñoz:
1.J.S Bach : Preludio en Sol menor BWV 558.
2.J. Pachelbel : Coral “Señor, a mí pobre pecador” y Coral “Como brilla el lucero de la mañana”.

Victor Gutierrez:
1.André Fleury : Dos preludios.
2.Jean Langlais : Paráfrasis sobre el Salve Regina, Choral Orne, Toccata y Fuguette.

Ariel Fuentes:
1.Dietrich Buxtehude : Coral “Jesucristo, nuestro salvador”.
2.George Warren : Coral “a ti señor, omnipotente dios”.
3.J Pachelbel : Toccata en Sol menor.
4.Jan Pieters Sweelinck : Toccata a 4 voces.



Sello de Cavaillé-Coll


Consola del órgano


Fachada



Cuarto Concierto:

Una semana después del primer concierto, a la misma hora y en la misma Iglesia (19:30 Hrs en San Ignacio de Loyola), se dio inicio al concierto de los destacados organistas Jaime Carter Hernández y Pedro Yurac. El destacado organero chileno Carlos Valdebenito (responsable de la reparación y manutención de diversos órganos en Chile) fue el encargado de presentar a los organistas y situarnos en cada parte de este exquisito concierto. Es importante destacar que don Jaime Carter Hernández, organista titular del templo, pronunció un bello discurso en homenaje del fallecido compositor, profesor de la cátedra de órgano y premio nacional de música don Miguel Letelier Valdés, quien fue profesor tanto de Jaime Carter y Pedro Yurac, como de Ítalo Olivares y Leticia Albarracín.

El organista Pedro Yurac es el encargado de iniciar el concierto, enfocándose por completo en el repertorio barroco. Desde un principio, pudimos constatar que la sonoridad del instrumento se destaca mucho mejor desde la nave principal que desde el coro de la misma iglesia. Posterior mente, el organista Jaime Carter Hernández inicia la segunda parte del concierto siguiendo la línea barroca y haciendo énfasis en el compositor Domenico Zipoli, para luego entrar al repertorio romántico donde el órgano de la misma construcción y estética demostró todo su potencial, capacidad y esplendor. A nuestro juicio, el andantino de César Franck fue el punto cúlmine de todo el concierto.


El programa ejecutado fue:

Pedro Yurac.
1.John Stanley : Voluntary Opus Vll N° 9.
2.J Pachelbel : Coral “Werde Munter, Mein Gemüte” y 4 variaciones.
3.Juan Cabanilles : Tiento XVI lleno.
4.José A. de Seixas : Toccata.
5.Girolamo Frescobaldi : Aria detto Balletto.
6.Domenico Zipoli : Canzona en sol menor.

Jaime Carter.
1.Domenico Zipoli : Versos, Canzona en Do mayor y Folias.
2.Adolf Friedrich Hesse : Preludio y fuga en Re mayor.
3.César Franck : Andantino.
4.Th. Stern : Gran Fantasía.



El órgano desde la nave principal


Templo San Ignacio de Loyola



Quinto Concierto:

El último concierto del que nos hemos tomado la libertad de llamar “Festival del órgano”, se realizó entre los muros más antiguos de todo Santiago, la iglesia de San Francisco, en la Alameda. El jueves 30 de noviembre, a las 18:00 horas, el organista y organero Luis González Catalán dio inicio a su concierto dedicado totalmente al coral luterano. Pasó por una gran variedad de compositores, tanto de los periodos barroco y romántico como siglo XX. El concierto contaba con las clásicas notas del Dr. González, en las que explica y resume el origen y desarrollo del coral en cuestión. Fue una grata sorpresa escuchar en el repertorio al egregio compositor Marcel Dupré, ya que pocas veces hemos tenido la oportunidad de escuchar sus obras en concierto.

Con respecto al instrumento y su ejecución, el tutti del órgano sonaba de forma extraordinaria, poderoso, a pesar de que las lengüetas resultaban agobiantes – hay que destacar que a este órgano le faltan muchos de sus registros –. Con todo, nos pareció que el instrumento sonaba mejor que en conciertos anteriores. Este órgano es uno de los más grandes salidos del taller del organero de origen italiano Orestes A. Carlini, radicado en Chile por invitación del Monseñor Mariano Casanova. Su taller se ubicaba en lo que hoy es el “Patio Belavista”.

El repertorio ejecutado fue:

1.Nicolaus Adrianus Janssen : Preludio en re menor.
2.Jan Pieter Sweelinck : Coral “Vater unser im Himmelreich” (Cuatro variaciones).
3.Johann Pachelbel : Coral “Vom Himmel hoch da komm ich her”.
4.Dietrich Buxtehude: Coral “Mit Fried und Freud ich fahr dahin” Contrapunctus I - Evolutio I - Contrapunctus II - Evolutio II.
5.Johann Gottfried Walther : Partita sobre “Jesu Meine Freude” (Diez variaciones).
6.Felix Mendelssohn : Coral “ Herzlich tut mich verlangen” (Coral y variación).
7.Jan Barend Litzau : Coral “Gen Himmel aufgefahren ist” Opus 16, N.8
8.Johannes Brahms : Coral “O Gott, du frommer Gott”.
9.Jan Barend Litzau : Fuga “Aus tiefer Not schrei ich zu dir” Opus 18.
10.Marcel Dupré : Tres corales: “An Wasserflüssen Babylon” (Salmo 137: Juntos a los ríos de Babilonia) - “Christ, der du bist der helle tag” (Christe, qui lux est et dies) - “Ein feste Burg” (Salmo 46: Castillo Fuerte).



Órgano desde la nave principal


Entrada de la iglesia colonial


Corolario

Sin duda, esta serie de conciertos fue un excelente panorama para los amantes de la música, cualesquiera sean estos, desde aficionados, profesionales y hasta melómanos. Reiteramos que es algo inédito en la difusión de música para órgano en Chile en estos tiempos, la cual, en palabras del organista Jaime Carter, "ha sido toda una odisea". Somos varias personas quienes estamos esforzándonos para revivir este tipo de música en el país y no permitir que los órganos existentes en Chile desaparezcan para siempre, ya sea por abandono, olvido o descuido.
De los cerca de 50 órganos que existen en la capital, muy pocos se mantienen en funcionamiento. Dentro de este pequeño número de instrumentos que se mantienen vigentes, todos lo hacen muy por debajo de su capacidad. Están dañados, con registros malos, o desafinados. A todos estos les urge una reparación y un mantenimiento periódico. Si bien es cierto que una reparación es un asunto que requiere mucho dinero, culturalmente hablando se ganaría mucho más.

Esperamos que estos conciertos, en un futuro no muy distante, sean algo más cotidiano. En general, a la gente le gusta este tipo de actividades culturales y la ven como una necesidad. Si se desconoce el potencial del órgano es porque la actividad organística en Chile está en deuda, revivirlo es responsabilidad de todos los interesados en él.

Reseña elaborada especialmente para www.musicantiguaenchile.cl por:
Diego Peña Blamey. Estudiante de órgano en Universidad de Chile.
Esteban Astudillo Vera. Abogado; estudiante órgano del maestro Ítalo Olivares.
Ismael Sánchez Rojas. Licenciado en Literatura; estudiante de órgano de los maestros Jaime Carter y Luis González Catalán.
Share:
spacer

No hay comentarios: